El Partenón

Partenón es uno de los principales templos dóricos que se encuentran actualmente conservados, gracias a los procesos de restauración que se le efectúan periódicamente.

Está ubicado en la Acrópolis de Atenas, en Grecia. Fue construido entre los años 447 y 432 a. C. Es un monumento dedicado a la diosa griega Atenea, protectora de los atenienses.

Su construcción

La construcción del Partenón, se realizó casi exclusivamente en mármol blanco, extraído del monte Pentélico. Fue iniciada por Pericles, como agradecimiento a los dioses por su victoria contra los persas, y la construyó sobre los cimientos de otro antiguo templo de grandes proporciones, denominado Prepartenón.

Ictinos y Calícrates estuvieron a cargo de la arquitetura y dirección del proyecto, el cual fue financiado con el tesoro de la Liga Délica.

El escultor Fidias, desarrolló la decoración y realizó la gran estatua criselefantina de Atenea Partenos, situada en el centro del templo.

El mismo la talló en madera y la revistió de marfil y oro. La estatua medía doce metros de altura, y para su elaboración se necesitaron 1.200 kilogramos de oro.

El Partenón antiguamente estaba pintado. Supuestamente las estrías de las columnas estuvieron decoradas en rojo, los ábacos, en azul, los triglifos, en azul y amarillo, y los fondos de los frontones y las metopas, en rojo.

Todas sus caras representaban acontecimientos de la historia. El frontón oriental ilustraba el nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus. En las metopas, se representaron la gigantomaquia: La lucha entre los dioses y los titanes, en el lado este, la centauromaquia: Contienda de los lapitas con los centauros, en el sur, la amazonomaquia: Batalla contra las amazonas y los bárbaros en la guerra de Troya en el lado occidental. Las metopas del lado norte, probablemente estaban dedicadas a la destrucción de Troya.

Un poco de Historia

El Partenón, se caracteriza por su estilo dórico, con algunos toques jónicos, que en esa época eran símbolos de perfección y exactitud, en la construcción de edificios.

Conservando su carácter religioso, en los siglos siguientes fue convertido sucesivamente en una iglesia bizantina, una iglesia cristiana, consagrada a la Virgen Theotokos  y una mezquita musulmana.

Fue en el año 1687, cuando siendo utilizado por los turcos como depósito de pólvora, durante el sitio veneciano, se arrojó una bomba sobre el Partenón y causó una enorme explosión que destruyó gran parte de la edificación preservada en buenas condiciones hasta ese entonces.

A principios del siglo XIX, Elgin, el embajador británico en Constantinopla con la corte real, retiraron la mayor parte de la decoración escultórica del monumento, para trasladarla a Inglaterra y venderla al Museo Británico, en donde se exhibe.

El Partenón, está calificado como una de las ruinas más bellas del planeta, aparte de ser una de las Maravillas del Mundo. Una obra arquitectónica que se caracteriza aun más por su unidad y equilibro, basado fundamentalmente en sus cuidadas proporciones . Entre otras palabras, el Partenón es el resultado final es un espléndido templo ateniense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *