Decoración esquineros

En casa es usual encontrarnos con rincones inútiles que sólo sirven para acumular y guardar el polvo. A este tipo de áreas se les suele denominar espacios muertos, porque no tienen ninguna función práctica.

Ante esta disminución en la superficie de las viviendas, más aún resulta vital aprovechar cada metro cuadrado al extremo, ya sea para hallarle una función práctica o para desarrollar una propuesta decorativa que mejore la estética del hogar.

Una gran solución para el rompecabezas de las esquinas son, justamente, los muebles esquineros. Pueden hallarse en diferentes estilos y tamaños, siempre de acuerdo a la estética de la casa y al espacio disponible.

No es recomendable desaprovechar un cm cuadrado en la distribución y decoración de las habitaciones, ya que cada vez necesitamos más espacio para satisfacer nuestras necesidades y los inmuebles que se ofertan son cada vez más pequeños.

Los muebles esquineros, adaptables a cualquier tamaño y estilo, nos servirán para guardar todo tipo de cosas sin ser estorbosos ni ocupar demasiado espacio. Puedes hallarlos en el mercado y elegir los que encajen mejor con la decoración de cada habitación o bien puedes mandarlos hacer, cuidando que tengan el mismo diseño de los muebles con los que interactuará. Puedes colocarlos en la habitación que desees y darles la utilidad que prefieras:

En la cocina: Haz que tu vajilla y cristalería formen parte de la decoración de la cocina o antecomedor exhibiéndolas en vitrinas.

En la entrada o vestíbulo de la casa: Podrías tenerlo repleto de figuras y vasijas. Puedes completar el ambiente colocando una o más sillas o alguna cómoda butaca según el espacio disponible. Los cuadros, lámparas y tapetes también ayudan. Recordemos que el vestíbulo es la zona donde se aprecia a primera vista la calidez y buen gusto del hogar.

En el salón: Además de cualquier mueble esquinero, puedes utilizar también un sofá esquinero para poder aprovechar todo ese espacio.

En el estudio: Si te falta lugar para colocar libros, enciclopedias y revistas, puedes ubicar un esquinero en alguno de los 4 ángulos de la habitación o en más de uno, si el espacio te lo permite.

En el dormitorio: Para guardar la ropa de cama, además de algún elemento decorativo. Y es que la ropa blanca es la que con mayor frecuencia no encuentra un sitio fijo en casa, pasando constantemente de clóset en clóset, sin hallar un sitio propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *