Consejos y una dieta para un niño obeso

En los últimos 20 años, la prevalencia de la obesidad en los niños ha aumentado bruscamente, especialmente en los países más desarrollados.

La obesidad en los niños está prevaleciendo tanto, que casi se podría hablar de una epidemia. Se estima que hoy en día, en muchos países, uno de cada diez niños es obeso al llegar a los 10 años. Las enfermedades a largo plazo que se ven venir, como consecuencia de esto, están siendo una preocupación en muchos países.

Consejos para un niño obeso

Es importante que cuando los padres vayan a hacer la compra se abstengan de comprar alimentos que aportan calorías vacías, es decir, alimentos que aportan muchas calorías y cero nutrientes esenciales.

En su lugar es preferible introducir las frutas y los lácteos desnatados. Es importante preparar al niño un buen desayuno, ya que al ser la primera comida del día es la que debe proporcionar energía para la mañana y así mejorar el rendimiento escolar del niño.

También es importante la forma de cocinar los alimentos, se debe prescindir de los fritos y en su lugar optar por una cocina más sana, basada en alimentos cocinados a la plancha, cocidos, asados…

Hay que intentar introducir el consumo de las verduras y las frutas. Para ello podemos empezar por mezclar pequeñas cantidades de verduras con diferentes alimentos que disimulen su presencia: Ensalada de colores,, la pizza de verduras, croquetas de pescado con tomate y zanahoria rayada, tortilla de espinacas…

Es conveniente acostumbrarles a masticar despacio y a levantarse de la mesa sin sensación de hambre, para así evitar que piquen entre horas.

Por todo esto, es muy importante que tanto los padres, desde casa, como los educadores, en el comedor escolar, modifiquen los hábitos nutricionales de los niños facilitándoles dietas equilibradas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *