Cómo decorar tu casa

Tener un lugar precioso y personalizado donde vivir merece la pena. Después de todo la belleza es útil porque genera bienestar.

A la hora de afrontar la decoración de tu casa realmente podrías empezar por muchos sitios diferentes. Sin embargo, empieces por dónde empieces, es fundamental tener un plan.

Un plan consiste básicamente en un conjunto de actividades bien ordenadas encaminadas al logro de una meta bien definida.

Para llevar a buen puerto tu proyecto de decoración de tu casa el plan debería incluir algunas cosas primordiales:

Como mínimo deja bien claro el esquema de colores que has elegido

Los elementos decorativos que te servirán de inspiración y que serán el foco de tu decoración de interior.

Tanto si dibujas bien como si no, haz algunos bocetos o esquemas que estimulen tus pasos. Te ayudarán a distribuir mejor las cosas en el espacio del que dispones, te servirán de guía y te ahorrarán frustraciones.

Decide cuál es la motivación específica que tienes a la hora de decorar tu casa, es decir, una o varias razones concretas y estimulantes que te mueven a terminar tu decoración.

El primer paso clave consiste en poner tu plan en papel. No basta con que lo tengas en tu memoria. Pon el plan por escrito en tu ordenador o en papel tú eliges.

Es importante que tu mente esté despejada y libre para tomar decisiones según se vaya desarrollando el proyecto.

Un plan es necesario para decorar con garantías, pero en cierta medida, planificar tu decoración de casa se parece más al arte de adivinar las cosas que a las matemáticas.

Determinar el estilo que eliges. El estilo funciona como norma que te servirá de criterio para tomar buenas decisiones.

Creatividad

Poner la creatividad de tu parte es fácil:

Céntrate en hacer más con menos.

Empieza por usar lo que tienes.

Para estimular la inspiración:

Selecciona entre los elementos decorativos que ya tienes los que vas a utilizar.

Escoge los que más te gusten.

Escribe las restricciones o limitaciones con las que cuentas: ya sean problemas de presupuesto, temas estructurales, muebles o lo que sea.

Finalmente, procede a usar tu imaginación, pon por escrito varias ideas que podrían funcionar. Investiga las propuestas que te ofrece el mercado para encontrar soluciones adicionales.

Ten en cuenta que las limitaciones de tu espacio y tu presupuesto servirán para cerrarte puertas y ser creativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *