Los portabebés según la edad del bebé

A la hora de elegir un portabebés cuentan varios factores, como el uso que se le vaya a dar, las preferencias de la madre. Una de las cuestiones más importantes a la hora de decidirse por uno u otro es la edad del bebé.

Durante esta etapa  de los 6 meses el bebé todavía no sujeta la cabeza y la espalda, por lo que es básico que el portabebés que elijamos de un buen soporte a la espalda sin forzarla y que se pueda sujetar su cabecita sobre todo cuando se duerme. Por este motivo, el mei tai y las mochilas no están recomendadas a estas edades, ya que no ofrecen el suficiente soporte a la inmadura columna del bebé. Además, en estos portabebés, el puente de tela que recoge el culito y muslos del bebé es demasiado ancho para garantizar la posición ranita.

El fular elástico y la bandolera son portabebés ideales para bebés pequeños. El fular elástico es más fácil de poner que el fular tejido, lo que ayuda al portador inexperto a coger práctica con los portabebés.

La bandolera también es un portabebés que se pone muy fácil y rápidamente y todavía el bebé es pequeño, así que el hecho de que el peso cargue en un solo hombro no afecta demasiado. La bandolera es muy práctica para mamás que usan carro, porque abulta muy poco y se puede meter en la cesta del carro de forma que si necesitamos coger al bebé cuando vamos por la calle, lo podemos poner en la bandolera y así tener las manos libres para empujar el carrito.

En estos 2 modelos es también muy sencillo cambiar al bebé de la posición erguida a la tumbada, facilitando el amamantamiento. En los primeros meses la lactancia suele ser muy frecuente, así que es un gran punto a favor.

El fular normal no elástico también es un portabebés muy adecuado si los padres deciden prescindir del fular elástico. El fular es el portabebés más versátil y respeta perfectamente la posición fisiológica del bebé, además de ser muy cómodo para el portador.

Hay padres o madres que no se sienten a gusto a la hora de anudar y prefieren una mochila. En ese caso y para esas edades, yo recomiendo la marsupi o la bondolino, mochilas que respetan la posición ranita en los bebés más pequeños y son muy fáciles de poner.

Más de los 6 meses, es una edad ideal para el porteo, el bebé ya sujeta la columna y la cabeza por lo que otros portabebés se suman a las opciones, el bebé todavía pasa gran parte de su tiempo en brazos sin ser todavía demasiado pesado y los padres ya tienen más confianza a la hora de coger y manejar a su bebé. Es muy frecuente comenzar a poner al bebé a la espalda en este periodo, aunque en realidad lo podríamos poner desde el nacimiento.

A esta edad ya se pueden empezar a usar los mei tais y el resto de mochilas ergonómicas. Ambos tipos de portabebés son muy prácticos y se ponen fácilmente, repartiendo muy bien el peso entre las caderas y los hombros del portador. La decisión entre uno u otro se debe regir por las preferencias y gustos personales de la persona que lo vaya a utilizar.

El fular elástico sigue siendo una opción válida y cómoda. No obstante, iremos notando cada vez más que el bebé rebota un poquito dentro del fular.

Diferentes fulares elásticos tienen un distinto nivel de soporte y es cuestión de cada portador decidir cuando pasar de un fular elástico a otro tipo de portabebés, aunque en general este cambio se da entre los 10 y los 15 meses del bebé.

La bandolera también sigue siendo muy cómoda a esta edad. Aunque no es un portabebés muy indicado para llevar al bebé en la espalda, el poder llevarlo en la cadera satisface su curiosidad por ver el entorno. El peso del bebé normalmente a esta edad no es obstáculo para poder dar largos paseos con la bandolera.

El fular, como ya hemos dicho, es adecuado y cómodo en todas las edades del bebé, por supuesto ahora también.

Los pequeños exploradores van creciendo y ahora iremos más cómodos al llevarles a la cadera y, sobre todo, a la espalda. Ya pasan más rato en el suelo y querrán subir y bajar de nuestros brazos con mucha frecuencia.

A  la edad de 15 a 18 meses, lo más probable es que dejemos el fular elástico puesto que, debido a sus características, ya cede demasiado con el peso del bebé. El resto de portabebés los podemos seguir empleando normalmente.

La bandolera y otros portabebés que carguen sólo en un hombro, como el tonga, se pueden seguir usando aunque es posible que si vamos a dar un paseo largo, prefiramos un portabebés que reparta el peso simétricamente, como el fular, el mei tai o la mochila. De todas maneras se le puede dar todavía mucho uso a la bandolera, ya que nos la podemos dejar puesta mientras el bebé sube y baja de nuestros brazos, lo que es muy cómodo si vamos, por ejemplo, al parque, a la playa o a un paseo corto.

El portabebés que elijamos a esta edad vendrá en gran parte condicionado por el uso que le vayamos a dar y el plan que tengamos.

También se pueden utilizar los mei tais y las mochilas, siendo estas últimas, por lo general, las preferidas del padre.

No hay límite de edad ni de peso para utilizar estos portabebés, sino que serán el portador y el niño quienes decidirán hasta dónde llega su etapa en brazos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*