Necesidad del abrazo

La necesidad del abrazo es algo evidente. No solo en nuestra sociedad, que es un asunto que se repite, sino como humanidad. Tenemos necesidades humanas, como es el contacto, el cariño, el sentirnos amados, el sentirnos queridos, protegidos…

Según Rolando Toro: Todo cuerpo que no es acariciado empieza a morir. El contacto es una fuente de salud y es la acción terapéutica más importante. El contacto permite la conexión con la energía de la vida que es de naturaleza cósmica y cuya repercusión en las personas que participan tiene efectos múltiples, desde reacciones químicas y eléctricas de los neurotransmisores y procesos de conducción neurológica, hasta la fecundación de la vida con la vida.

La respuesta fisiológica en un abrazo viene dada por la presión intensa que uno recibe en el cuerpo, que puede llegar a disminuir el ritmo cardíaco, el pulso, el metabolismo y el tono muscular, funciones que están controladas en nuestro organismo por el Sistema Nervioso Simpático. Genera una sensación tranquilizadora, disminuyendo el ritmo respiratorio pero aumentando la profundidad de la respiración, provocando la relajación por liberación de oxitocina.

Aunque aparentemente a veces uno no quiera, uno lo necesita.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*